Morgan emociona al Wizink Center de la mano de The Golden Family

Con el cartel de sold out y una sublime actuación, el concierto de la banda madrileña se postula como uno de los mejores del año tanto en su espectacularidad como en su sonido

El pasado sábado, la banda madrileña Morgan, compuesta por Nina, Paco López, David Schultless y Ekain Elorza, ofreció un show increíble en el Wizink Center, como parte del ciclo de conciertos ofrecidos por el Inverfest. Para este escenario tan especial, y dado que era la primera vez que el grupo pisaba esas tablas, decidieron preparar algo especial: para llevar a cabo el espectáculo adaptaron sus creaciones para añadir a The Golden Family. El grupo anexo ya había actuado con Morgan en sus conciertos previos en el Circo Price, también en Madrid. Para este concierto en concreto contaron con una grada de tres alturas en el escenario, en las que se nos presentaban un cuarteto de cuerdas, un quinteto de viento y las Golden Girls, ya habituales en sus presentaciones, a modo de coristas.

Morgan emocional al Wizink Center de la mano de The Golden Family

El concierto comenzó de forma muy acertada con Hopeless prayer, la primera canción de su último álbum de estudio, con el que la banda lleva girando más de un año y medio. Uno de los momentazos de la noche (que estuvo cargada de ellos) se dio lugar en la canción Praying, donde Nina, con su habitual ternura y sentido del humor, pidió ayuda al público para realizar los coros de la canción, haciendo de esta una gran experiencia inmersiva.

Pese a que casi todas las canciones de Morgan son en inglés, es bien sabido de las tres excepciones en castellano y, por primera vez en mucho tiempo, las tres sonaron en un concierto. Aquí llega otro de esos instantes mágicos de la noche de los que hablaba; pues para la performance de Sargento de hierro, Nina invitó al escenario al queridísimo Quique González, quien dotó a la canción de un toque de guitarra y una voz que transportaron al público a un momento con la más absoluta intimidad y sentimentalidad posibles. La relación de Quique y Nina comenzó en 2016, cuando él le pidió que cantasen Charo juntos. Desde entonces, una gran amistad y una buena cantidad de conciertos los unen.

Justo después apareció como invitado Alejandro Ovejero, quien fuese bajista de la banda acompañándoles en Home. Para este tema se usó una introducción de las manos de Paco López, interpretando la bella composición de David Gilmour para Pink Floyd en The Division Bell. El sobrecogedor solo de guitarra junto con la voz de una de las Golden Girls consiguió enmudecer a los asistentes y dejarlos, a la par, perplejos.

En cuanto a aspectos técnicos, el show estuvo a la altura de lo ofrecido; tanto las luces como el sonido fueron brutales y dotaron al concierto de un ambiente aún más especial.

Para cerrar el grandioso espectáculo, la banda nos ofreció Marry you, una canción tremendamente intimista, tan solo con la desgarradora voz de Nina y la guitarra acústica de Paco al principio, para posteriormente romper en una apoteosis final con todos los instrumentos. Nina repitió incontables veces lo agradecida que estaba de que estuviésemos allí y dijo que no quería que nos fuésemos del Wizink sin saberlo.

A nivel emocional solo lo puedo calificar de inefable, un espectáculo sobrecogedor de principio a fin, saltándote las lágrimas a cada nota y haciendo que sintieses un nudo en la garganta con la voz de Nina que, una vez más, demostró que no tiene igual en el panorama nacional dentro de su estilo.

Sin duda fue una noche inolvidable, tanto para la banda como para los que asistimos a tal derroche de arte.

Deja un comentario