Valeriano López, quería: “Humanizar a Lorca, devolverle su cuerpo político, mariconizarlo y arrebatárselo a esa erudita ortodoxia que lo ha convertido en un santo venerado.”

Juana la Lorca, película dirigida por Valeriano López, es una mezcla entre comedia musical, performance y falso documental, que quiere reivindicar, siempre desde el humor, la dimensión homosexual del poeta Federico García Lorca. Es una comedia sobre la parodia del conservadurismo del movimiento LGBTI+.

Cuenta la historia de un artista transformista Juan Moreno, gitano del Sacromonte, que se encuentra en una encrucijada vital. Él siempre aborrece a García Lorca por su estereotipada visión de los gitanos, pero tiene un sueño que gira en torno a su poema Son de negros en Cuba. A partir de esta experiencia comienza a sentirse inexplicablemente identificado con la obra del poeta

Tanto, que termina adquiriendo una nueva y explosiva personalidad: la de Juana la Lorca. Con este nombre de guerra, emprenderá un camino sin retorno lleno de peripecias, pero también de estremecedoras revelaciones que arrojarán luz sobre la vida y la muerte de Federico García Lorca.

Este largometraje es una despiadada sátira de los tópicos lorquianos, y de toda la industria que se ha creado a raíz del legado del poeta. Con una parte costumbrista al tratar grandes tópicos de la cultura española, como es el flamenco, el pueblo gitano, o figuras tan indispensables de nuestra literatura, como es Federico García Lorca. Lo mezcla gracias a un humor absurdo, propio de la comedia española, con temas tan importantes y actuales como es la concepción del movimiento LGBTI+

Ha participado en diversos festivales, destacando: el Festival de Málaga, en la Sección Oficial Zonazine. La X edición del Festival Rizoma de Cine, en la Sección Panorama. Festival Nuevocine Andaluz de Casares, ganando en 2021 el Premio del Jurado a la Mejor Película, entre otros.

ENTREVISTA

¿Qué ha supuesto para ti esta película?

Juana la Lorca es un canto a la libertad. Es cierto que ha sido un trabajo titánico porque no he tenido ayuda económica ni apoyo alguno, pero eso me ha permitido hacer lo que me ha dado la gana, con la satisfacción añadida de no tener que poner ningún logotipo. 

Fabular y confabular hasta lo inverosímil y conseguir que parezca verdad, desde el propio personaje de Juana la Lorca, al que el público da por real, hasta las teorías sobre la vida de Lorca y el destino de sus huesos, que, siendo disparatadas, se aceptan como plausibles y de sentido común.

¿Por qué decidiste presentarla en el festival Rizoma?

Rizoma es un festival que sigo con mucho interés y creí que Juana la Lorca podría encontrar un espacio en él.

¿Cómo crees que va a ser la acogida de tu película?

Juana es una “anarcolailo” que no deja indiferente a nadie. Si eres heterodoxa y desprejuiciada, lo pasarás muy bien.

¿Crees que el festival te puede ofrecer una proyección nacional o internacional?

Le dará visibilidad, qué es lo que Juana necesita, la pobre.

¿Cuáles son tus referentes en el cine?

Son demasiados y, en muchos casos, irreconciliables. Para esta película he tenido en el horizonte “Mudanza” de Pere Portabella, en la que vacía de enseres y objetos la Huerta de San Vicente, Casa-Museo de Garcia Lorca, para mostrar la ausencia significativa del poeta y su fetichización; el juego metalingüístico de Juana la Lorca se acerca a lo que hace Juan Carlos Tabio en “Plaff.

El activismo queer viene más de autores como Pedro Lemebel que del ámbito propiamente cinematográfico. Como celebración de la vida y de los cuerpos, he tenido de referencia al Pasolini de la “Trilogia della vita”; la sátira despiadada es heredera de Berlanga.

¿Qué quieres transmitir con la película? ¿Crees que los has conseguido?

Quería colocar una granada de mano en el pedestal. Humanizar a Lorca, devolverle su cuerpo político, mariconizarlo y arrebatárselo a esa erudita ortodoxia que lo ha convertido en un santo venerado. Y sí, eso lo he conseguido.

¿Me podrías describir tu película con 3 palabras?

Las tres palabras que más he oído del público que la ha visto son: divertidísima, libérrima, necesaria.

¿Tienes proyectos nuevos?

Estoy preparando una macroperformance para el día 2 de diciembre en la que formalizaré mi divorcio con Federico. Tengo que poner fin a esta “locura de amor” si no quiero acabar como Doña Juana I de Castilla. Además, su familia nunca me ha aceptado, y eso nos lo pone muy difícil.

Por último, ¿quieres añadir algo sobre ella?

Juana es una Quijote travesti dispuesta a liberar a Lorca de su propia marca y de la “industria” levantada en torno a su legado.

Por elenacvelasco

Estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid.

Deja un comentario