“Paula, yo no te deseo la muerte, me da miedo que te suicides, que te hagas daño”, “conoces la violencia de haber causado la muerte prematura, de dos criaturas en tu vientre”, “mujerzuela misantrópica” y «niñata mimada» han sido algunos de los ataques de Víctor Galindo a la escritora

Víctor Galindo ha sido condenado por acosar durante 3 años a Paula Bonet. La sentencia del Juzgado Penal número 10 de Barcelona ha concluido que el hombre acosó y amenazó a la escritora y le ha prohibido el acercamiento y comunicación con la misma durante 10 años. La sentencia afirma, que el acusado tiene un trastorno mental, por lo que deberá cumplir una pena de 3 años y 2 meses en un centro psiquiátrico. También deberá pagar una indemnización de 3.940 euros.

La misma sentencia afirma que Víctor Galindo es: «culpable de los delitos de acoso, amenazas de violación, descuartizamiento y muerte, y quebrantamiento de medidas cautelares».

El primer incidente sucedió en 2019, cuando el ahora condenado, se hizo pasar por uno de los alumnos del taller de pintura «La Madriguera» de la artista. Más adelante, la escritora recibió una carta con una anguila cortada en trozos, en referencia a su novela «La anguila», por lo que la víctima interpuso una denuncia. Tras este hecho, el condenado le advirtió por redes sociales «Como me cruce contigo voy a violarte y descuartizarte para complacer a todos los miserables vagabundos que pueblan las calles de Barcelona. Verás qué festín, dejaré los ojos para lo último y guardaré los pezones en una fiambrera para mi propio disfrute.»

La defensa alega con un informe psiquiátrico, que Víctor Galindo «padece un trastorno erotomaníaco» que le llevaba a pensar que a Bonet le gustaba. «Vi que ella se fijaba en mí, que quería llamar mi atención y me tiraba el anzuelo. Creía que estaba enamorada de mí y que, quizá por la diferencia de edad, no se atrevía a dar el paso.”

Hasta dos semanas antes del juicio, celebrado el 1 de julio, Víctor había permanecido en prisión provisional por haber roto la orden de alejamiento. Este hecho provocó que la artista se apartarse de la vida pública «para preservar mi seguridad, tal y como se me ha aconsejado». Fue entonces cuando otras víctimas del acosador contaron su experiencia.

Tras conocer la sentencia, Paula Bonet ha asegurado que «No voy a cesar en la lucha para que este sea un mundo más justo para nosotras, a través de mi trabajo o a través de la justicia: las violencias no pueden quedar en las tinieblas. Gracias por todas las muestras de apoyo que Carla Vall y yo estamos recibiendo, son el mejor abrazo»

Por Clemen Solana

una casi nada que lo es todo IG/TW/FB @clemensolanaa