Las entradas para acceder al festival se repartirán entre la prensa y algunas asociaciones de fans del festival de Eurovisión, lo que ha causado un gran revuelo en redes sociales.

El pasado jueves, Eva Mora y María Eizaguirre organizaron una rueda de prensa para explicar algunos detalles importantes del Benidorm Fest. El tema más comentado del día en redes sociales fue el reparto de las entradas, ya que a falta de pocos días para que el equipo de RTVE pusiera rumbo a Benidorm no había nada claro al respecto. María Eizaguirre, directora de comunicación de Televisión Española, confirmó que no había nada decidido aunque lo que tenía claro era que TVE no quería lucrarse vendiendo las entradas, por lo que serían gratuitas.

Unos días más tarde, las cuentas oficiales de Eurovisión España compartían en redes sociales el método que iban a seguir para el reparto de entradas, confirmando así que el público general no iba a tener acceso a conseguirlas. «Las entradas del Benidorm Fest serán distribuidas a través de Boomerang que, a su vez, ha subcontratado a Temps, empresa de asistencia de público, para dicha acción. Temps ha distribuido entre las dos asociaciones de fans españolas, OGAE y AEV, y de medios de comunicación especializados en el certamen, las invitaciones, un total de 500, ubicadas en el foso», explicaba el comunicado.

Por lo tanto, solo se podrá acceder al recinto con invitación directa, es decir, no se podrá conseguir una entrada si no se pertenece a alguna de estas asociaciones o se tiene contacto directo con RTVE. Además, se reservarán otras invitaciones para repartir entre RTVE, Generalitat Valenciana y el Ayuntamiento de Benidorm.

Tras esta noticia los eurofans protagonizaron una lluvia de quejas que inundaron las redes sociales. «El objetivo del Benidorm Fest debe ser involucrar a todos y crear una atmósfera universal. No debe ser solo de los eurofans, sino de un amplio espectro de la sociedad y con este reparto de entradas no se ayuda», publicaba el periodista Sergio López en Twitter.

La respuesta de RTVE

Después de esta ola de críticas, María Eizaguirre ha querido aclarar la situación. Lo ha hecho en el programa «La Gran Consulta» de TVE. «Las entradas de este año, por motivos evidentes, nos han limitado muchísimo debido al aforo. Quizás estamos pecando de prudentes, pero creemos que en esta ocasión merece la pena porque hay una cuestión por encima, que es la salud», argumenta la directora de comunicación de la cadena pública.

«Hemos hecho un reparto de entradas de la manera que hemos podido a pesar de que nos gustaría que nos acompañaran todos los eurofans. Tenemos una normativa estricta que nos ha limitado muchísimo a la hora de hacer llegar las invitaciones. El año que viene la fórmula de conseguir entradas será diferente y se podrá acceder de una manera mucho más directa«, añade Eizaguirre tratando de tranquilizar a los fans del festival.

Aun así, estas explicaciones no convencen a los eurofans que en los comentarios del propio video añaden que es «vergonzoso» que se utilice como excusa la situación sanitaria para tapar la mala gestión del reparto de entradas cuando hace semanas reunieron a miles de personas en el Wizink Center haciendo un concierto multitudinario.

Por Pablo Llópez

Estudiante de periodismo

Deja un comentario