Una semana después de su espectacular arranque, HBO Max estrenó esta madrugada el segundo episodio de “The Last Of Us”, la adaptación televisiva del aclamado juego de PlayStation

Con los cimientos ya asentados, este episodio se encarga de transmitir, a todos aquellos que no tuvieron el placer de jugar al videojuego, lo que supone disfrutar de esta ficción: tensión, dolor y, sobre todo, esperanza. El capítulo comienza con una nueva escena del pasado inédita, nunca vista en las consolas, de cómo se vivió el primer brote en otro país desde una perspectiva científica. Es difícil decidir si es más escalofriante que la escena introductoria de la serie, pero, sin duda, es otro gran acierto. Despeja la mayoría de dudas que había dejado el episodio anterior y vuelve a conseguir tenernos agarrados a la silla desde el primer momento.

Si en el primer episodio se mostraban los peligros que albergaban los recién infectados, en este se enseña que aquellos corredores están lejos de ser la mayor amenaza que desencadena el hongo. La forma en la que se presenta a los chasqueadores es escalofriante, se sienten imparables porque un mínimo error lleva a una muerta segura, justo como debe ser.

Hablando de los protagonistas, Pedro Pascal vuelve a brindar una sobresaliente interpretación de Joel, es más, no parece que esté interpretando a ningún personaje, ha conseguido que el Joel del videojuego se convierta en persona. Por otra parte, Bella Ramsey como Ellie sigue generándome alguna duda. Se ve lastrada en algunos momentos por el guion, como si no tuviese ningún objetivo más allá de demostrar su valentía y este personaje tiene muchas más cualidades. Sin embargo, todavía tendrá muchas oportunidades de demostrarlo y evolucionar como personaje. Sin lugar a dudas, la medalla de oro en este episodio se la lleva Anna Torv como Tess, con el que hasta ahora es el momento más escalofriante de toda la serie, superando la escena del videojuego.

Con respecto a los efectos visuales, presentan una ligera evolución, los escenarios parecen más reales y, al igual que el videojuego, dejan con la boca abierta. Esto también lo han logrado con los chasqueadores gracias a un excelente CGI y maquillaje, lo cual era fundamental.

Falta mucho por ver, pero, con este episodio, la serie confirma que todas las virtudes vistas en su inicio no han sido un mero espejismo, sino una clara demostración de como adaptar un videojuego a la pequeña pantalla con justicia y acierto.

Por Jorge Reino

Soy estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. Me apasionan el cine, las series y los videojuegos :)