El 18 de noviembre estará disponible en exclusiva en Amazon Prime la decimotercera temporada

La serie engendrada (no incestuosamente) por los hermanos Caballero, Alberto y Laura, cambia de escenario. En esta, la decimotercera temporada, habrán pensado, con buen criterio, que va la vencida y hacen abandonar Montepinar a esos locos personajes para recolocarlos en el centro.

Este cambio de situación permitirá a los guionistas elaborar nuevas situaciones e incorporar nuevas caras como Félix Gómez (La caza), Mamen García (Señoras del Hampa) y Laura Gómez Lacueva (El pueblo). La nueva ubicación es Contubernio 49 (el nombre lo toman de la productora de la serie creada por Alberto Caballero), estará presidida por una mujer.  Por supuesto siguen el pescadero loco (Jordi Sánchez) el limpiacacas (Pablo Chiapella) y la cuqui (Eva Isanta) y muchos más. Echaremos de menos a Enrique Pastor (José Luís Gil), pero nos han dejado con la esperanza de que al estar en Houston, con la bicho palo (Cristina Castaño) y su hijo, Dylan Pastor, quizá en un capítulo de estos, vuelva.

La que se avecina es un formato tan bien estructurado que puede ser de larga, muy larga duración. No sé si llegará a ser una de esas series donde atrás queden los intérpretes originales y ya ni se sepa quién la empezó; pero en el caso de que así sea, siempre habrá un personaje que nos enganche, una suerte de estilo sempiterno cuya única pega sea que los actores son mortales y no dibujos animados.

Habrá quien piense que ya no es lo mismo, como los Simpsons y etc. Y, efectivamente, tienen razón; lo mismo, lo mismo no es ni será, pero su construcción permite una adaptabilidad duradera y siempre encontrará su público. Y para quien dude de esto habría que recordarle que La que se avecina comienza en Aquí no hay quien viva. Por lo tanto habría que sumarle 5 temporadas más a las 14 que lleva. Mientras haya guionistas, todo será posible.

Por Lou Prieto

Bilbaíno, con diptongo (es lo que hay). Superviviente ya desde un hostil útero materno. Convertido en periodista y en un súper hombre Nietzschiano. Una vez acabe este viaje vital de reconocimiento en la tierra, volveré a las estrellas.

Deja un comentario