La española se las verá por un puesto en octavos con la rusa Kudermetova, a la que ha ganado en dos ocasiones

Paula Badosa se ha clasificado este jueves por tercera vez en su carrera para la tercera ronda de Roland Garros tras acabar con la resistencia de Kaja Juvan por 7-5, 3-6 y 6-2, en 2 horas y 17 minutos.

El sábado le espera Veronika Kudermetova, a la que ha derrotado en dos de los cinco precedentes entre ambas. Kujan, eslovena de 21 años, llegaba a la cita probablemente en el mejor momento de su carrera. Y es que venía de disputar la final del WTA 250 de Estrasburgo dejando por el camino a ‘top10’ como Karolina Pliskova. Sin embargo, Badosa está dispuesta a hacer valer su condición de número cuatro mundial y tercera favorita del cuadro.

Por su cabeza han pasado muchas veces esos cuartos perdidos en la pasada edición con Zidansek, una tenista que nunca ha estado en la élite de la raqueta y que hoy es la 25 de las listas. Pasó a la tercera ronda por la renuncia de la lesionada Mayar Sherif.

Badosa llegando a golpear una bola

El frío en el ambiente, en la Suzanne Lenglen, el segundo estadio del complejo del Bois de Boulogne, hizo que Badosa empezara con la parte baja del chándal. Entró rápido en calor para romper el saque de su adversaria en el primer juego. Juvan insistía con las dejadas, pero no le salían. En una tierra pesada por la humedad, la catalana tenía la sensación que podía pegarle fuerte y no se le iba a ir la pelota. Parecía que le valdrían dos ‘breaks’ para anotarse la manga inicial.

Llegaron entonces las dudas. La eslovena empató a cinco juegos para ceder después Kaja, a pesar de la derrota parcial, entraba de lleno en el partido con un tanteo favorable de 5-2. Ahora sí, le entraban las dejadas y ganaba puntos con ellas. La tercera favorita levantaría cuatro bolas de set. No podría con la quinta. Tablas en el marcador. Juvan andaba fina de tenis pero no con su físico. Tuvo que pedir la presencia de la fisioterapeuta para analizar sus repentinas molestias en la espalda.

La juez de silla le pitó un ‘warning’ a Badosa por recibir instrucciones de su entrenador. Se le estaba agotando la gasolina y así lo reflejaba su lenguaje corporal. En cada largo intercambio terminaba extenuada. Juvan tampoco andaba muy allá en el apartado físico. Su bajón era aún mayor. Pasó de un 0-1 a su favor a un 4-1 en contra. Coleccionaba errores no forzados (32) hasta caer ante la española por 6-2 en la manga definitiva.

Por paulaoton

Deja un comentario