Haití, el país donde la pobreza se une a la desafortunada localización geográfica

Cinco días después de que el terremoto de magnitud 7,2 golpeará a la isla, los haitianos intentan hacer frente a las ingentes secuelas que ha dejado a nivel económico, social y sanitario al tiempo que se enfrentan al paso de la tormenta ‘Grace’.

El pasado sábado a las 8:29 horas, Haití revivió una de las mayores tragedias que ya afectó al país en 2010: un terremoto arrasó el sudeste del territorio y se cobró numerosas muertes y desapariciones. Un escenario semejante al que se vivió años atrás con un terremoto de magnitud similar ( 7 en la escala Richter) y en el cuál fallecieron 200 000 personas.

Esta sucesión de grandes desastres naturales en un periodo relativamente reducido de tiempo, dado que los haitianos apenas habían podido recuperarse totalmente del anterior seísmo, como consecuencia de la confluencia de diversos factores que han convertido este paraíso natural en uno de los lugares más desafortunados del planeta.

En primer lugar, el país se ubica en una compleja localización desde el punto de vista geográfico al estar entre dos placas tectónicas, la caribeña y la norteamericana. El resultado es un territorio plagado de fallas y con una potente actividad sísmica como causante de los numerosos terremotos a los que se ha enfrentado el país.

Pero no solo influye el factor físico en esta ecuación, si bien es el motivo más evidente y señalado, también es necesario tener en cuenta las infraestructuras, sus materiales y la disposición de estos para proteger a los habitantes de los fuertes temblores de la tierra. Otros países afectados por seísmos similares como son Turquía o Grecia encararon pérdidas mucho menores gracias al correcto aislamiento y protección. En comparación, la modesta arquitectura haitiana, hecha de cemento y ladrillo, es endeble e insuficiente frente a las potentes sacudidas del interior de la tierra.

De este modo, nos encontramos con que la cifra que señala la magnitud del terremoto según la conocida escala de Richter no es determinante a la hora de predecir los daños ocasionados, o al menos no de forma absoluta. Pongamos como ejemplo el que afectó a Ridgecrest, en California, con una intensidad de 7,1. A pesar de ser más fuerte que el acontecido en 2010 en Haití, solo una persona falleció frente a las 200 000 que perdieron la vida en la isla.

Por último, el modo en el que se aborda esta catástrofe y los medios disponibles para ello juegan un papel determinante para minimizar al máximo posible los daños y salir de esta crisis cuanto antes. Haití , con su complejo panorama político y económico, no se encuentra en las mejores condiciones. Muchos lo señalan no solo como el país más pobre de América, sino también como el más inestable en términos de derechos para las mujeres y los niños, la violencia callejera y los robos constantes.

Teniendo todo esto en cuenta, no sorprenden las declaraciones del primer ministro Ariel Henry en Twitter que califican la situación de “dramática”. A fecha de hoy, la cifra de muertos ya ha superado los 2100 haitianos y otros 6900 han resultado heridos. En cuanto a las infraestructuras, 61000 edificios se han derrumbado, muchos de ellos espacios públicos como hospitales y escuelas.

Las condiciones en las que vive la población son deprimentes. Miles de personas duermen a la intemperie al haber quedado destrozadas sus viviendas. Nadie dispone de recursos básicos como agua potable y la comida escasea incluso entre los más adinerados. A pesar de que son muchos los países que se han solidarizado con Haití enviando voluntarios y recursos, la ayuda se ha encontrado con las trabas de la tormenta tropical Grace que dificulta enormemente la labor de los equipos sanitarios y de búsqueda y rescate.

A la espera de nuevas noticias sobre la evolución de este país que debe resurgir de los escombros una vez más, tan solo cabe constatar que las desgracias no afectan a todos por igual y que, en el caso de lugares como Haití, sucesos como este agravan aún más la enorme brecha que los separa del mundo occidental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s